Fumar provoca tos
Van dos y se cae el del medio

País: Francia
Año: 2022
Dirección: Quentin Dupieux
Guion: Quentin Dupieux
Título original: Fumer fait tousser
Género: Comedia
Productora: Chi-Fou-Mi Productions
Fotografía: Quentin Dupieux
Edición: Quentin Dupieux
Reparto: Adèle Exarchopoulos, Vincent Lacoste, Anaïs Demoustier, Benoît Poelvoorde, Alain Chabat, Gilles Lellouche, Doria Tillier, Oulaya Amamra, Blanche Gardin, Grégoire Ludig, David Marsais, Anthony Sonigo, Julia Faure
Duración: 80 minutos
Festival de Sitges: Sección Oficial (2022)
Festival de Cannes: Midnight Screenings (2022)

País: Francia
Año: 2022
Dirección: Quentin Dupieux
Guion: Quentin Dupieux
Título original: Fumer fait tousser
Género: Comedia
Productora: Chi-Fou-Mi Productions
Fotografía: Quentin Dupieux
Edición: Quentin Dupieux
Reparto: Adèle Exarchopoulos, Vincent Lacoste, Anaïs Demoustier, Benoît Poelvoorde, Alain Chabat, Gilles Lellouche, Doria Tillier, Oulaya Amamra, Blanche Gardin, Grégoire Ludig, David Marsais, Anthony Sonigo, Julia Faure
Duración: 80 minutos
Festival de Sitges: Sección Oficial (2022)
Festival de Cannes: Midnight Screenings (2022)

La nueva comedia del francés Quentin Dupieux se recrea en el más absoluto absurdo de la mano de justicieros, monstruos y robots para intentar hacernos reír y de paso retratarnos como seres ridículos, de escasas luces pero ante todo entrañables.

Sabemos que el alcohol provoca daños en el hígado. También sabemos que dormir poco se asocia a enfermedades cardiovasculares y muerte prematura. También que el juego compulsivo destruye nuestra voluntad, que el sexo sin protección provoca venéreas y que las infidelidades rompen familias. Y que fumar provoca tos. Pero aun así los humanos nos emperramos en beber, en trasnochar, en darnos a la ludopatía, la ninfomanía o el adulterio. También en fumar. Es absurdo. Aunque quizá incluso sea más absurdo el intentar convencernos de que lo dejemos. Sería una tarea tan compleja como la de convencer al público de dejarse llevar por argumentos como el de Fumar provoca tos (2022), la nueva obra del francés Quentin Dupieux, que relata las aventuras de la Patrulla Tabaquera, una liga de justicieros que usan los poderes nocivos del tabaco para acabar con todos sus enemigos. Nada nuevo bajo el sol si tenemos en cuenta que la anterior cinta de este director contaba la historia de una pareja de ladrones con pocas luces que intentaban entrenar a una mosca gigante para atracar bancos. Como veis, Dupieux, al contrario de lo que más de uno podría pensar, no tiene un pelo de tonto y usa como arma arrojadiza algo de nuestra propia medicina. Aquello que tanto ponemos en práctica inconscientemente y que nos deja en evidencia como especie: el absurdo más absoluto.

Una obra centrada exclusivamente en hacerte reír y que pases un rato agradable con unos cuantos disparates y escenas ridículas en las que todo vale.

Quentin Dupieux vuelve a su humor absurdo con Fumar provoca tos.

El tratamiento que hace Dupieux de lo absurdo es, sin embargo, de una calidez sorprendente. Nos plantea un grupo de superhéroes —recordemos, los dioses de la era moderna— como una panda de personas confusas, despreocupadas y de escaso brillo personal o grupal que están liderados por un ser de trapo y babas y cuyas amenazas les resultan temibles pero, en el fondo, ajenas. Y aunque gran parte de la gracia está en la mofa hacia esta sátira decadente de nuestros ídolos actuales, en ningún momento el director francés se atreve a mirarlos por encima del hombro, sino que se compadece de ellos, los trata como lo que son: unos humanos que en sus mejores momentos se ganarían el título de pobres diablos.  No queremos hacer pensar al lector que esta obra nace de esta reflexión tan profunda acerca de lo ridículo que lucimos como especie. De hecho, opinamos que Dupieux con su película solo parte de su innata e inocente intención de hacer reír a su público. Y conseguirlo, lo consigue. No en todas las ocasiones, más que nada, porque con semejante plantel que nos deja al iniciar la película donde todo brilla por su sinsentido cuando el relato se ve obligado a avanzar esta impresión pierde su fuerza cómica. Pero para eso existen los ases en la manga y la cinta opta por desarrollarse como una obra de relatos cortos con los que expandir su metraje y contribuir a su tono ridículo y de notoria ironía.

Estas «películas de relatos» no suelen funcionar demasiado bien entre el público. No tienden a ser memorables. Y Fumar provoca tos tampoco es que sea la excepción. Pero no por ello pierde su buen hacer y su cohesión a la hora de entrelazar sus relatos internos con la historia principal. Una vez más haciendo uso de lo absurdo pero sobre todo de sus buenas intenciones. Y es que, como se observa en su título, Fumar provoca tos, son todo buenas intenciones. Una obra centrada exclusivamente en hacerte reír y que pases un rato agradable con unos cuantos disparates y escenas ridículas en las que todo vale. Luego, más allá de sus intenciones, estarían los hechos que reflejan que su director lo hace mejor o peor, con mayor soltura o de manera un tanto forzada, pero sin duda retratándonos como seres incomprensibles que esperan a que lleguen tiempos mejores fumando ese pitillo que se prometieron no llegar a encender.

:: before


SERIES

SITGES FILM FESTIVAL 2022

:: before
:: before

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?