La maniobra de la tortuga
| La historia se repite

País: España
Año: 2022
Dirección: Juan Miguel del Castillo
Guion: Juan Miguel del Castillo, José Rodríguez (Libro: Benito Olmo)
Título original: La maniobra de la tortuga
Género: Thriller
Productora: Áralan Films, A Contracorriente Films, Aleph Media, Movistar+, RTVE, Canal Sur
Fotografía: Gina Ferrer
Edición: Manuel Terceño
Música: Xavier Font
Reparto: Natalia de Molina, Fred Tatien, Mona Martínez, Ignacio Mateos, Gerardo de Pablos, Luisa Vides, Miguel Diosdado, Dariam Coco, Carlos Manuel Díaz, Joaquín Perles, Pablo Béjar, Nicolás Montoya
Duración: 103 minutos
Festival de Málaga: Sección oficial (2022)

País: España
Año: 2022
Dirección: Juan Miguel del Castillo
Guion: Juan Miguel del Castillo, José Rodríguez (Libro: Benito Olmo)
Título original: La maniobra de la tortuga
Género: Thriller
Productora: Áralan Films, A Contracorriente Films, Aleph Media, Movistar+, RTVE, Canal Sur
Fotografía: Gina Ferrer
Edición: Manuel Terceño
Música: Xavier Font
Reparto: Natalia de Molina, Fred Tatien, Mona Martínez, Ignacio Mateos, Gerardo de Pablos, Luisa Vides, Miguel Diosdado, Dariam Coco, Carlos Manuel Díaz, Joaquín Perles, Pablo Béjar, Nicolás Montoya
Duración: 103 minutos
Festival de Málaga: Sección oficial (2022)

Juan Miguel del Castillo adapta la novela homónima de Benito Olmo en un thriller ambientado en Cádiz donde la noción del presente y del pasado se desvirtúa para narrar una triple historia sobre violencia enquistada, venganza y pérdida.

El thriller, además del drama y la comedia, es uno de los géneros más explotados por la industria cinematográfica española. En este terreno, durante los últimos años han destacado obras como las de Oriol Paulo (Contratiempo, Durante la tormenta) por su capacidad de manipular el tiempo, las de Rodrigo Sorogoyen (Que Dios nos perdone, El Reino) u otros filmes como El hoyo (Galder Gaztelu-Urrutia, 2019), Intemperie (Benito Zambrano, 2019) o Tarde para la ira (Raúl Arévalo, 2016). La mayoría de estas películas —a excepción, quizá, de la filmografía de Paulo— están compuestas por un elenco mayoritariamente masculino; y, aunque La maniobra de la tortuga (Juan Miguel del Castillo, 2022) la protagoniza un inspector de Policía, la presencia de Natalia de Molina en su cartel adelanta el importante papel que recae en la figura femenina a lo largo de todo el largometraje, ya que centra sus dos tramas en la violencia de género. La película funciona como un círculo narrativo que ahonda en las consecuencias de esta problemática social, tanto para las víctimas directas como para quienes deben convivir con sus efectos. Y lo hace con un estilo convencional y correcto que deja poco espacio para la reflexión y la mirada subjetiva del espectador por lo explícito de un guion que sabe lo que quiere contar, pero no cómo.

La historia principal, el homicidio de una joven cuyo cuerpo inerte aparece en un contenedor, remite al pasado traumático del inspector —Manuel, interpretado por el francés Fred Tatien— debido a la muerte de su hija mayor años atrás, así como por su imposibilidad de encontrar al asesino. Esta es la intrahistoria que dirige las decisiones del protagonista durante el transcurso lineal de su investigación encubierta del caso, la cual fracasa en su intento de sorprender y crear un entramado complejo en el guion: los mayores obstáculos a los que se enfrenta el personaje los provoca él mismo o se solucionan al segundo intento, y recibe una ayuda en ocasiones poco creíble. Por otro lado, el director presenta en paralelo la historia de Cristina, vecina del inspector y víctima de acoso por parte de su expareja. Su relación con Manuel evoluciona hasta alcanzar un nivel de confianza que les permite mantener conversaciones que descubren el trasfondo de los personajes y muestran sus puntos en común: ambos arrastran un dolor basado en la violencia machista, el cual les obligó a abandonar sus lugares de origen para terminar viviendo en el mismo bloque de pisos. El paso del miedo —la escena del ascensor es inmensamente reveladora— a la amistad entre ambos personajes es uno de los puntos más interesantes del filme, aunque el guion apenas aprovecha las posibilidades que ofrece esta relación. De hecho, algunos diálogos que pretenden actuar como crítica social y despertar la emoción del público resultan demasiado artificiales y tópicos para lo que merece el tema de la película, que termina priorizando los elementos más tradicionales de su género en vez de profundizar en el potencial psicológico de las víctimas. No obstante, de este modo La maniobra de la tortuga se convierte no solo en un thriller con una reseñable carga dramática, sino también en una alarma social por la inacción policial y administrativa respecto a las denuncias y casos de violencia de género, tanto por agresión física, violación o acoso.

Una película con un estilo convencional y correcto que deja poco espacio para la reflexión y la mirada subjetiva del espectador.

La temática es el mayor atractivo del filme, ya que el resto de los aspectos cinematográficos —el montaje, la puesta en escena, las interpretaciones…— o no destacan ni experimentan, o recurren a efectos manidos que intentan forzar una reacción en los espectadores repitiendo la misma fórmula en momentos narrativamente similares, como es el caso de alguna de las decisiones por parte de la dirección de fotografía. Algo parecido ocurre con la música extradiegética, utilizada para dotar de intriga y misterio a escenas de ambientación que, por sí mismas, ni generan esa atmósfera de tensión ni necesitan hacerlo: la película no ofrece una evolución en este sentido, pues mantiene una expectación en el público de forma constante que solo cumple con lo prometido en un final apresurado que, aunque bien justificado, busca una sorpresa que no llega desde la trama principal. Por tanto, y a pesar de que la realización consigue una corrección fílmica que facilita el visionado de la obra, falta una apuesta autoral creativa por parte del director que justifique la adaptación de la obra de Benito Olmo a la pantalla de cine. Aun así, La maniobra de la tortuga en su conjunto resulta ser una película con gran conciencia social que señala un problema arraigado en la sociedad a través de tres historias que unifican la obra del director gaditano por su propuesta temática, donde el paso del tiempo juega un papel imprescindible, ya que el pasado resuena en el presente de los dos protagonistas, aunque en distintas formas: él arrastra una crisis interna que le vincula con una realidad que no es la suya; ella está acorralada entre la violencia reincidente y la falta de apoyo institucional. Esta dicotomía hace de La maniobra de la tortuga una obra que transciende, en su justa medida, las características formales del thriller.

:: before


:: before
:: before
:: before

¿Quieres recibir semanalmente nuestro nuevo contenido?